IEFCE
IEFCE

salmos 42

Experiencia. Confianza. Pericia.

como el ciervo que brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía.
mi alma tiene sed de Dios, del Dios Vivo.
Este es un clamor que existe cuando realmente quieres tener esa conexión con el Dios que está en nuestros corazones, pero debido a las distracciones que hay de hoy en día con respecto a las enfermedades y muertes, se va desacelerando nuestra vibración para con nuestro señor. Hasta que nuestra alma con poder busca estar de nuevo en esa fuente infinita de amor que es Dios. Las crisis son una vía para estar más conectados a Dios, porque El tiene todo bajo control.
Porque te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mi?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío.
Cuando nacemos de nuevo espiritualmente, debemos ser introducidos en la familia de Dios para que en esa condición no solamente podamos citar un versículo de la Biblia con la boca sino que también sea expresado con el corazón.
Gloriaos en su santo nombre; Alégrese el corazón de los que buscan a Jehová.
1 Crónicas 16:10


Exitos y bendiciones.
 

DIOS LO TORNARÁ PARA BIEN

CONFINAMIENTO


“Anda pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra Él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no cubrirá ya más a sus muertos.”

(Isaías 26:20).


Dios no nos creó para estar alejados de Él, pues nos ama y quiere que ese amor sea recíproco, pero voluntario, sino no sería amor. Sin embargo, nosotros nos alejamos de Él y centramos nuestro amor en el dinero, el prestigio, el poder sin importarnos los medios para conseguirlos. Nos alejamos de Él para vivir conforme a los deseos de la carne. Por eso, nos ha puesto freno, nos pone en una situación insólita para que reflexionemos y nos demos cuenta que esas cosas no nos hacen tan poderosas como creemos, que algo muy pequeño nos paraliza, nos cambia los esquemas, y cambia nuestra situación. Pero Él tiene el control de todo, todo sucede por su voluntad, y sucede por un propósito. Y nos dice:

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cuál mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” ( 2 Crónicas 7:14).

Este confinamiento es un tiempo de reflexión para pensar donde ponemos nuestra mirada, cuál va a ser nuestro objetivo. Dios es un padre bueno, que nos quiere aunque seamos pecadores, no hay nada que nos pueda separar de su amor. Sólo quiere nuestro amor, nuestro arrepentimiento y que le aceptemos como nuestro Padre y Salvador para darnos todas las bendiciones que tiene para nosotros.

“Clama a mi, y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” (Jeremías 33: 3).

Que Dios te colme de bendiciones.



 

Estereotipo del despropósito

El mundo te vende estereotipos los cuales te indican lo “Ideal”, por ejemplo la belleza, la riqueza, la fama, el poder, el prestigio... y en general buscamos sentirnos “amados”...

creemos falsamente que al lograrlo ese amor nos llenará y será suficiente, para cubrir nuestras necesidades, sin embargo, la belleza o la fama o cualquiera de las otras se acaba y entonces volvemos a quedar con los mismos vacíos de antes ya que ese amor está basado en lo que has conseguido y no en tu propio valor como ser humano y divino.

La más grande necesidad del ser humano es sentirse amado y es por eso que creemos que si se nos admira por nuestra riqueza, fama o belleza estaremos bien, lo malo es que este espejismo desaparece tan pronto perdemos el dinero o lo que ha motivado esa admiración.

No busques oasis en el desierto del despropósito, vuelvete a Dios y hallarás descanso para tu alma (Mateo 11:29).

 

Nuestro ejemplo

 

Es fácil confundir el concepto de grandeza: La grandeza de una iglesia no se mide por lo que contiene, sino por lo que envía. La verdadera grandeza de una iglesia no se contabiliza en números, sino en influencia, no es su capacidad de asombrar, sino de transformar. He conocido iglesias "micro" en tamaño, pero "macro" en influencia... Y también he conocido lo contrario...- Jose Luis Navajo-

 

Dios les bendiga mucho a los miembros de esta congregación y a los que nos visitan, seamos personas macro en influencia y más como parte del cuerpo de Cristo.

 

Tito 2:7
muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad

 

1 Pedro 5:3


tampoco como teniendo señorío sobre los que os han sido confiados, sino demostrando ser ejemplos del rebaño.

 

Santiago 3:13,17

 

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría.…

 

                                                                                                           

                                                                                                           Rebeca Rivas

Versículo de Ánimo

No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.

Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.

Salmos 91:10-11

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Iglesia Evangelica Fraternidad Cristiana de Europa